Luces de Otoño

Conforme la inclinación del eje terrestre da pie a las diferentes estaciones que vivimos a lo largo del año, durante los últimos meses, el Sol, naturalmente, se encuentra más bajo en el cielo. Esto se refleja en rayos más brillantes y resplandecientes durante esta temporada. El cobre, un metal primigenio de color oro rojizo, es el material base de esta colección; su amplia gama de tonalidades cálidas evoca la estación dorada que precede al invierno, así como su luz oblicua. Las piezas de esta colección hacen referencia al otoño y a la sensación fugaz que provoca su transformación estacional, el momento en que las hojas de los árboles y los bosques se tornan naranjas y marrones. Y, al igual que la luz cambiante del otoño, estas piezas se transforman rápidamente a medida que su entorno se refleja en las losas de obsidiana brillante, en cuya superficie se plasma el mundo a su alrededor.